Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


LE HAVRE

by Cipri Martín

No quiero empezar este año sin escribir en el fantástico blog de mi querida amiga Gloria, espero que, como hasta ahora, las responsabilidades cotidianas no impidan que esta incursión sea anecdótica y logre mi propósito de seguir garabateando en él, pues me encanta lo que escribe y me da mucha envidia –sana, of course- la combinación de sus facetas vitales: cocina, juzgados y amor.

La primera –la cocina- porque en estos momentos estoy empezando a practicar y a aprender ¡¡¡Nunca es tarde!!! La segunda, porque las personas defendidas por Gloria tienen mucha suerte de haberse topado con ella en ese camino tortuoso que la condición de acusado contiene y creo que la calidad humana de su abogada debe ser un gran respiro. Y de la tercera, en fin, yo perdí a mi amor hace muchos años y el que llena la vida de Gloria y Pablo me recuerda a ese amor que disfruté creyendo que era para toda la vida e ignorando que ésta misma podía llevárselo, aunque, si lo pienso bien, sí es para toda la vida pues forma parte de mí como un apéndice y mil veces lo recreo, abusando del recuerdo, en mi imaginación, sueños y vigilias... sin drama, gratamente.

Bueno, en realidad yo iba a escribir de otra cosa, quería recomendaros la película que he visto este fin de semana. La última del director finlandés Aki Kaurismaki, rodada en un rincón de Normandía pero que se puede situar en cualquier rincón de este mundo donde se pueda alojar un corazón y el amor al prójimo.

Se titula Le Havre y en ella se muestra la ternura, la solidaridad y la dignidad de unos personajes no muy agraciados en recursos materiales pero sí en los personales y vitales, éstos que te hacen feliz, que se requieren para que nuestras vidas cobren sentido, que nos generan las actitudes necesarias para sortear los avatares de la vida y que nos ayudan a poner nuestro granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor. Todos los personajes de la historia lo logran.

Excelente interpretación, contenida y a la vez llena de expresividad (en sus miradas, sus silencios y actitudes) tanto de los protagonistas, André Wilms y el niño Blondin Miguel, como del imponente reparto de actores secundarios.

El guión, que no te abruma con excesivo verbo y, sin embargo, contiene unos diálogos en los que basta una frase contundente para hacerte cargo de las diferentes situaciones, con ingenio y concisión y, todo ello, aderezado de un refinado sentido del humor.

Muy recomendable para capear estos momentos de crisis de valores que vivimos y una excelente prueba de que “otro mundo es posible”.

Comentarios

09/06/2012 7:34:07

Por que no:)

Affoftutreory

27/04/2012 23:20:06

I agree!!!! Love and fight, fefus

Fefus

17/01/2012 21:33:45

Cipri, ¡qué grande eres! Por supuesto que con tu recomendación veré la película.

Gloria

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más peliculas

La doctrina del shock

deudocracia