Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


Vestiduras

Un día, la Belleza y la Fealdad se encontraron en la orilla del mar.
Y dijeron: -Vamos a bañarnos.
Se desnudaron y nadaron por el agua. Poco después, la Fealdad volvió a la orilla y se puso las ropas de la Belleza. Después se marchó.
La Belleza salió también del mar, pero no encontró sus vestiduras, y como era demasiado vergonzosa para ir desnuda, se puso la ropa de la Fealdad. Luego, prosiguió también su camino.
Y hasta ahora hombres y mujeres confunden a la una con la otra.
Sin embargo, hay algunos que, al ver el rostro de la Belleza, descubren que no lleva la ropa que le pertenece. Y otros reconocen el rostro de la Fealdad, pues sus ropas no lo ocultan a sus ojos.
"
Khalil Gibran

En esta torrencial inundación en que nos convierte la vida apenas nos queda tiempo para disfrutar de la tenue lluvia que nos hace reconocer las sutiles alegrías de la vida. Entre tanto lodo casi no vemos el agua limpia, la que de verdad aprovecha el campo, torpedeada por el agua brava, por el torbellino diario de necededades, disputas, ocupaciones que solo guarrean la satisfacción de estar vivo.

Poco aprovechamiento nos trae la atropellada marea de problemas, problemillas y asuntillos de poca monta en los se nos desvanece la vida, frente al beso de buenas noches antes de dormir.

El vertigo del cambio, ese susto a que se nos descontrole este precario castillo de naipes en lo que uno convierte su vida, el equilibrio sutil en el que día a día salimos palante.

El torrente de complicaciones no nos deja tiempo ni para pensar ni para actuar.

Quedemosnos con la lluvia limpia, pura y féliz.

Bizcocho con lluvia de limones

Ingredientes:

175 grs. de mantequilla ablandada,
175 grs de azúcar,
3 limones ecológicos,
3 huevos, 150 grs de harina integral,
una cucharadita de levadura, un poco de leche y
100 grs. de azúcar morena.

Procedimiento:

Precalientar el horno a 180 grados.

Engrasar y forrar un molde tipo plumcake con papel de hornear.

Batir la mantequilla, el azúcar y la cáscara finamente rallada de un limón hasta que esté suave y esponjosa. Añadir una pizca de sal y los huevos, uno a la vez, batiendo hasta que estén bien mezclados antes de añadir el siguiente.

Tamizar la harina y la levadura. Finalmente añadir sólo la leche necesaria para llevar la mezcla a una consistencia de goteo (de manera que se cae de la cuchara).

Hornear durante unos 50-55 minutos.

Mezclar la ralladura de limón restante y el jugo de los tres limones con el azúcar moreno, reservar, en el bizcocho caliente hacer agujeros por toda la parte superior y verter sobre la lluvia, esperando a que absorba lentamente antes de añadir más lluvia de limón.

Dejar enfriar en el molde antes de desmoldar.

Disfrutar a gusto en un sitio donde nunca hayas estado, con quien nunca hayas estado... o al menos pensándolo.


¡¡Dí si TE GUSTA!!

Comentarios

28/05/2013 16:05:56

Gracias por recordarme la necesidad de salir de la vorágine en la que a veces me dejo atrapar por querer controlar-abarcar más de lo necesario, como tú dices, "guerreando la satisfacción de estar viva" y solapando las verdaderas pequeñas cosas que nos hacen felices. Bss

Cipri

25/05/2013 21:50:00

La última foto es de Monica De Pascalis, como alguna más de este blog. Muchas gracias.

25/05/2013 21:48:13

Verdad que si. Bss guapo

Gloria

25/05/2013 9:42:21

Por cierto que bueno tu webmaster, no he visto nada mejor en captcha...

Cripke

25/05/2013 9:40:59

Qué bueno el post, el limón y Kalil Gibran!

Cripke

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más blog

Podemos. Vota!

Cocinando encuestas

Manitas de cordero y Freud

Krantz de chocolate del sr. Ottolenghi

Para ti

Arroz con Carabineros

Pastel Vasco

Beatus Ille

Macarrones Cardenal y el Telediario

Del pretendido cierre del Colegio San Ildefonso

Provoleta de Verduras

Judias Blancas con Oreja

Archifamoso Bizcocho de Yogur

Guiso para corruptos

Te deum gracias

Dumas y la cocina de pueblo

A nuestro querido Martin

No se por que, pero me mola Cantona

Reflexiones prenavidenas y pollo Kiev para mi amor

Amor y rabo de toro

Una tarta Bakewell para el G20

May the Google Translator be with us!

Hay que ver la mala cara...

Viva el Tomate

Cantabria o El elogio del bocadillo

Mezzogiorno: mare, amor y grano duro

Plutarco y la tarta de queso

Dedicado

Merluza al estilo de Cipri

Cerezas en el Jerte