Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


Plutarco y la tarta de queso

Hoy en día la mayoría de los abogados de penal trabajamos principalmente con clientes del Turno de Oficio. Nadie puede negar, desde luego, que el Turno de Oficio te permite un continuo contacto con una realidad que en general vive oculta bajo el público pudor y la corrección social. A veces demasiado contacto...

Pero aun así no deja de ser algo curioso que en dos días seguidos me haya topado con una rareza numismática: la misma moneda con dos caras, pero en la que las dos caras son cruz. Vidas paralelas.

Ayer:

Cita en el despacho. Cliente varón de unos setenta años. Tenía que comunicarle que el tema que llevábamos (una querella contra su ex mujer y su cuñada) había sido archivado después de varios intento vanos de conseguir por la vía penal lo que no había conseguido durante años de pleitos por otras vías. Todo perdido. Se trata de una persona mayor de apariencia normal, de esos que toman el sol en los parques y luego se van a su casa arrastrando un poco los pies. Un accidente de moto en su juventud y una importante incapacidad que, sin embargo, no le ha impedido vivir su vida. Una vida que, cuenta con amargura, ha sido un fracaso. Que en realidad nunca ha sido feliz. Que ha perdido veinte años de su vida al lado de una mujer "que le ha querido mucho pero que le ha hecho la vida imposible", una mujer que, al final de su convivencia, consiguió distraer todo el patrimonio común a favor de su hermana. Una mujer que, por poner un ejemplo, se negó a mantener relaciones sexuales después del primer año de convivencia en cuanto descubrió que ella no podía tener hijos, una mujer con la que empezó un negocio rentable y que acabó perdiendo por las maquinaciones de su cuñada.

Cuánto tenga de cierto, no lo sé. Pero mi cliente se ha quedado solo, sin pensión de jubilación (porque solo se preocuparon de la cotización de la esposa), cobrando trescientos euros de una prestación asistencial y viviendo de prestado en el piso de la hija que tuvo con su anterior pareja y con la que, paradojas de la vida, comparte casa –y ya nada más- después de casi treinta años de abandonarla para casarse con la autora de sus desgracias.

Se despide diciéndome que esta pelea legal era la última razón de su vida. Que su cuñada padece un cáncer terminal y su mujer vive también sola en una residencia. Estrategia de "perder-perder". Y todo perdido.

Hoy:

Asistencia a una víctima de Violencia de Género. Mujer de más de cincuenta años, también con hijos de una relación anterior. También veinte años conviviendo con su actual pareja, un hombre de cuarenta y siete, con el que tiene además un hijo en común al que a menudo trata mal y con violencia y que ayer decidió echarles del domicilio familiar porque ella se atrevió a reprocharle la compra de un teléfono móvil cuando apenas tienen para comer. Ella cobra un subsidio de poco más de 400 euros y él gana algún dinero subempleado.

Por si fuera poco durante todos estos años le ha negado no sólo la posibilidad de trabajar, sino también de mantener cualquier tipo de relación personal, de amistad o –siquiera- familiar, llevando un control absoluto sobre su vida desde la ropa que viste hasta asegurarse de que no acuda a médicos varones. Vestida como una monja, hace ya más de un año que le diagnosticaron una depresión. En cualquier caso es de esas personas incapaces de mirarte a los ojos y que cuesta un tiempo acostumbrase al mínimo volumen de su voz.

Sin duda son ambos víctimas no sólo de la dominación de pareja sino de una relación de costumbre con la infelicidad, de la indefensión como hábito, de la resignada incapacidad de acceder a los recursos sociales, personales, legales... de la convencional renuncia a la vida digna, al desahogo, a la autoestima, al mínimo bienestar.

No hay apenas expectativas jurídicas para estos casos. Ni las leyes ni los jueces comprenden a los que muy de antemano perdieron sus derechos. Víctimas de los otros, de las miserias humanas y de la maldad diaria de baja intensidad. Pero responsables al fin de la cobardía de aceptar la desgracia, esperando que las cosas un día cambien, o ni siquiera...

Cuando esta mañana el juez se dirigió a ella para preguntar por qué no había denunciado antes los supuestos maltratos a si hijo, ella respondió que porque ahora ya sabe que no podrá volver con él.

No hay más preguntas...

La siguiente receta me la enseñó una prima mía bastante más joven que yo. La preparó un día que nos invito a todos a conocer su casa, en la que ha iniciado su vida en pareja. Si hay algo que las nuevas generaciones parecen tener bien aprendido es precisamente a no aceptar el sometimiento, desde luego no el personal ni el social, y espero que tampoco el profesional.

Ingredientes:

Medio litro de nata para montar. Medio litro de leche (2 vasos). Un vaso de azúcar. 400 gramos de queso crema. Dos sobres de cuajada. Galletas tipo digestive, unas trece. Mantequilla (185 gramos). Mermelada de frambuesa.

Procedimiento

: Rallar las galletas (yo lo hago con un rallador de pan). Con la mantequilla a temperatura ambiente, mezclar con la ralladura de las galletas removiendo hasta conseguir una masa uniforme. Poner sobre la base de la fuente en la que se va a servir. Se mezcla la nata, la leche, el azúcar, el queso y la cuajada y se bate todo con la batidora. Se pone al fuego y se va moviendo hasta que cueza. Se vierte la crema ya preparada encima de la galleta. Se deja enfriar un poco y se mete en la nevera. Antes de servir se extiende la mermelada por encima. Exito garantizado.

Y desde luego que sí, hay gente muy destructiva en el mundo, pero todos somos responsables. De lo más próximo y también de lo más lejano.

Comentarios

05/12/2013 19:53:33

Qué dejadez a veces!

01/06/2013 14:03:22

Probad a hacerla con la mitad de azúcar...

don rigoton

29/05/2012 18:47:42

la tarta que más me gusta (junto la de chocolate). ñami ñami

Andrea

21/10/2011 13:02:20

Qué buena pinta! La pienso hacer esta tarde, y encima parece fácil.

Luis

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más blog

Podemos. Vota!

Cocinando encuestas

Manitas de cordero y Freud

Krantz de chocolate del sr. Ottolenghi

Vestiduras

Para ti

Arroz con Carabineros

Pastel Vasco

Beatus Ille

Macarrones Cardenal y el Telediario

Del pretendido cierre del Colegio San Ildefonso

Provoleta de Verduras

Judias Blancas con Oreja

Archifamoso Bizcocho de Yogur

Guiso para corruptos

Te deum gracias

Dumas y la cocina de pueblo

A nuestro querido Martin

No se por que, pero me mola Cantona

Reflexiones prenavidenas y pollo Kiev para mi amor

Amor y rabo de toro

Una tarta Bakewell para el G20

May the Google Translator be with us!

Hay que ver la mala cara...

Viva el Tomate

Cantabria o El elogio del bocadillo

Mezzogiorno: mare, amor y grano duro

Dedicado

Merluza al estilo de Cipri

Cerezas en el Jerte