Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


May the Google Translator be with us!

Ahora que las redes sociales tratan de reparar el pequeño escándalo de confundir los verdaderos amigos con los simples conocidos a base de organizar los círculos de amistades según su intensidad, ahora que hasta en eso nos vamos a volver alemanes restringiendo la palabra "amigo" al círculo más presente y cercano, ahora vengo yo a reivindicar el viejo significado abierto y generoso del idioma español de considerar amigo a todo aquel de quién sabemos el nombre y no es nuestro enemigo, eso que le enseñamos a nuestros niños cuando son pequeños, de que todos los demás niños son sus amigos...

Suena un poco ingenuo, tal vez, pero al fin y al cabo la cercanía indiscriminada hacia toda la humanidad –a ser posible de uno en uno-, la suposición de simpatía hacia todos como seres similares pero diferentes, imperfectos pero enriquecedores, siempre me ha parecido un síntoma de felicidad.

Amigas de mis amigos, amigos de mis amigas... parejas de amigos de Pablo de cuando vivía en otro país, que no hablan mi idioma ni yo el suyo... que a fuerza de buena intención y restos del naufragio del currículum español en idiomas sacan lo mejor de ese monstruo del mejor arte dadaista que es el traductor de Google.

Vania y yo amamos el mar y el sol, ver a nuestros hijos crecer, disfrutar cocinando, comiendo y compartiendo, los amigos, la familia, un viaje de vez en cuando, luchar con la rutina y de vez en cuando ganar la batalla del día a día saboreando cada pequeña gran victoria.

Me manda Vania su receta de yogurt helado... delicioso... y me pide otra para hacer una paella vegetariana con un arroz que compró la última vez que estuvo en España.
Y yo sólo puedo agradecérselo...

Gracias Vania por estar ahí, tan lejos y tan cerca. Aquí va mi receta... Y la tuya de Yogurt la voy practicando, y la pondremos en el blog cuando la hagamos juntas la próxima vez que nos veamos.

Thank you, Vania... And may the Google translator be with us!

Vegetarian Paella

En Las Recetas está la versión en Español

Ingredients

One onion
A bunch of young garlic
A couple of good artichoques,
A nice red pepper
Mushrooms (whatever type and quantity you have and like)
A bunch of chard
Olive oil
Saffron,
1/2 glass of rice per person and double the quantity of water

Preparation

Cut and slowly sauté the vegetables. It is important to be generous with the oil. Cook the vegetables slowly... and with love. First sauté the onion and artichokes, then almost immediately add the pepper and young garlic to the pan

When the vegetables are cooked and starting to colour add the green parts of the chard and turn up the heat slightly. Cook long enough for the water to come out of the chard and everything to be coved with the oil.

Bring the heat up to high, add the rice and stir for three minutes until the rice becomes translucent. Add the saffron and give everything one last stir.
Now add the water, lower the heat and leave the paella to cook, the time will depend on the rice used. I do not usually leave the heat on longer than 12 minutes, but bear in mind that I like the rice al dente.
When the rice is cooked remove the paella from the heat and leave it to rest for another 10 minutes.

Due to domestic problems I started to peel and smash the fried pepper with a fork out of the pan, then I put in back into the paella. It made Pablo happy and, at the end of the day, I think it was a good idea...

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más blog

Podemos. Vota!

Cocinando encuestas

Manitas de cordero y Freud

Krantz de chocolate del sr. Ottolenghi

Vestiduras

Para ti

Arroz con Carabineros

Pastel Vasco

Beatus Ille

Macarrones Cardenal y el Telediario

Del pretendido cierre del Colegio San Ildefonso

Provoleta de Verduras

Judias Blancas con Oreja

Archifamoso Bizcocho de Yogur

Guiso para corruptos

Te deum gracias

Dumas y la cocina de pueblo

A nuestro querido Martin

No se por que, pero me mola Cantona

Reflexiones prenavidenas y pollo Kiev para mi amor

Amor y rabo de toro

Una tarta Bakewell para el G20

Hay que ver la mala cara...

Viva el Tomate

Cantabria o El elogio del bocadillo

Mezzogiorno: mare, amor y grano duro

Plutarco y la tarta de queso

Dedicado

Merluza al estilo de Cipri

Cerezas en el Jerte