Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


Macarrones Cardenal para comer con el Telediario.

Este paternalista y anticuado intento de modelar la opinión pública frente a la realidad parece indicar que, como muchos comentaristas locales han observado, la administración española está operando como si no se supiera que Internet existe."
The Guardian

Fernand Point no es uno más entre los muchos padres de la nueva cocina francesa, todos tan orondos como espléndidos cocineros. Fernand es el máximo representante del restaurante familiar –era su mujer quien recibía a los clientes en su restaurante de la campiña lionesa- para clientes familiares, de esa especie en extinción que es el restaurante de Domingo.

Mantenía este señor que no se puede cocinar bien si no se pone en ello el corazón, dado que, por encima de todo, se trata de que reinen en torno a la mesa sentimientos de amistad y de fraternidad.

Point es coetáneo del catalán Ignasi Doménech, también gran gastrónomo y autor de numerosos libros de cocina, encargado de la recuperación de numerosas recetas catalanas y en especial de ésta: Los Macarrones del Cardenal. Receta que yo tomo del blog de cocina Ondakin.

Estos macarrones constituyen no sólo una de las recetas de las más antiguas de pasta publicadas en España, en La Cunyera catalana, sino que tienen ese punto familiar, casi infantil, del punto de la pasta un poco más hecho (en la cocción) de lo que es el canónico dente italiano y esa presencia festiva, resultona sin ser pretenciosa, de una comida familiar de domingo. De esas que se hacían en casa de mamá con el Telediario de fondo.

Y como ahora todo vuelve habrá que adaptarse a los viejos tiempos recordando los viejos placeres, el telediario de sobremesa. Y no hay duda que poco tiempo ha hecho falta -desde que lo vuelve a escribir el gobierno de turno- para que vuelva a ser ese fondo predecible e irrelevante que una buena comida de domingo necesita.

El otro día me comentaba un amigo que ha encontrado trabajo de algo así como Social Manager, defendiendo la reputación de una importante marca en las Redes Sociales y foros de Internet. Me contaba que su trabajo no consiste en defender nada de nada sino en escribir mucho sobre cosas insustanciales para ahogar las críticas allí donde estas se producen, vamos, de diluirlas en un mar de información hasta hacerlas irrelevantes por inencontrables.

Pues esto del Telediario debe ser algo así, ocupar el espacio con cosas insulsas para no contar nada importante. Y de paso que hacerlo sea la mar de fácil... Que hoy por hoy la receta de hacer un Telediario no tiene misterio alguno: Mandas a alguien a buscar un desastre medioambiental para que haga un publi-reportaje que incluya como mínimo un sótano con humedades, aunque si la cosa está muy mal se vale un barbecho de fondo a las pérdidas de la pertinaz sequía... o una especie invasora: tirar de archivo. Seguimos con la frase del día del PP y la frase del día del PSOE, minutito sobre Europa y la prima de riesgo, repasamos la agenda del Papa (¡novedad!) y la de la Casa Real (¿novedad?), ponemos la noticia curiosa del día – a ser posible un joven empresario de éxito, una excentricidad de millonario o ese robot “inteligente” que ya sabe ponerse de pie solito-, una de toros (¡novedad!) y ya lo tenemos todo hecho. Lo rellenamos con media hora de análisis sobre el estado de ánimo de los futboleros de turno y lo despedimos con una incomprensible conferencia o clase magistral sobre isobaras que acometen la ibérica. ¿?

En fin, el acompañamiento ideal para una buena comida de domingo sin distraernos ni un segundo de lo que nos llevamos a la boca. Y si no es suficiente... pues siempre puede dar –sin que se note- un empujón al niño para que tire el vaso de la Fanta y echarle una buena bronca por descuidado. Que hay gente que para esto de las tradiciones necesita ser muy fundamentalista...

Que se lo digan a Rajoy fumándose un puro por las calles de NY como si tal cosa. Se le nota que solo le llega la información de su telediario.

Ingredientes

400 gr. de macarrones, 2 cebollas, 500 gr. de tomate triturado, 200 gr. de secreto ibérico, 3 ó 4 salchichas de carnicero blancas, 500 ml. de nata líquida, 150 gr. de parmesano (y más para gratinar), aceite de oliva y Sal y pimienta

Procedimiento

Sofreir las cebollas con un chorrito de aceite, poco a poco hasta que esté blanda y doradita, añadir el tomate picado, salpimentar y dejar 20 minutos más al fuego.

Aparte picar el secreto y con poco de aceite sofreir.

En una cacerola calentar a fuego medio la nata líquida, echar el queso parmesano y cocer durante unos minutos, hasta que haya cogido consistencia.

Cocer la pasta en agua abundante con sal. Tiene que quedar un poco blandita, no al dente. Escurrirla, extenderla sobre una superficie y dejar que se enfríe.

En una fuente de horno, formar capas de macarrones, sofrito, secreto, crema de parmesano. Acabar con crema de parmesano y parmesano rallado.

Gratinar en el horno y servir recien salido del horno.


¡¡Dí si TE GUSTA!!

Comentarios

15/08/2013 21:06:38

Por cierto, gran verdad en este país nunca pasa nada. Que indolentes. Vergenza.

15/08/2013 21:04:21

No me lo pierdo,el próximo domingo a la buchaca.

07/05/2013 13:51:36

Como mola el Captcha de esta página

Pablo

30/09/2012 13:18:16

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.que bueno

Antonio

28/09/2012 11:15:39

Ayuda el traductor de Google, ya sabes de mi torpeza...

Gloria

27/09/2012 21:36:47

¡Espléndido el artículo del The Guardian! ¿Ahora eres políglota?

Cripke

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más blog

Podemos. Vota!

Cocinando encuestas

Manitas de cordero y Freud

Krantz de chocolate del sr. Ottolenghi

Vestiduras

Para ti

Arroz con Carabineros

Pastel Vasco

Beatus Ille

Del pretendido cierre del Colegio San Ildefonso

Provoleta de Verduras

Judias Blancas con Oreja

Archifamoso Bizcocho de Yogur

Guiso para corruptos

Te deum gracias

Dumas y la cocina de pueblo

A nuestro querido Martin

No se por que, pero me mola Cantona

Reflexiones prenavidenas y pollo Kiev para mi amor

Amor y rabo de toro

Una tarta Bakewell para el G20

May the Google Translator be with us!

Hay que ver la mala cara...

Viva el Tomate

Cantabria o El elogio del bocadillo

Mezzogiorno: mare, amor y grano duro

Plutarco y la tarta de queso

Dedicado

Merluza al estilo de Cipri

Cerezas en el Jerte