Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


Cerezas en el Jerte

¡Fin de Semana! Valle del Jerte. El valle amplio lleno de cerezos, entre los altos macizos de Gredos que lo cierran y la ciudad de Plasencia, desde donde empieza la llanura extremeña. A pasar un día en el campo recogiendo cerezas, a estar de vacaciones trabajando al lado de los que de verdad están trabajando... y a disfrutar una fenomenal tupitanga de cerezas a cascoporro.

Es curioso ver como la vida en los pueblos del valle se detiene para todo lo que no sean las urgencias de la recogida. Muchos bares cierran, la farmacia informa de un horario mínimo, todos los oficios se aplazan, la gente está en la cerecera. Las cerezas no esperan y el recorrido es largo. Hay un preciso calendario de variedades – navalinda, california, ambrunés, pico colorao, etc. - cada una con su punto de maduración, y las mismas cerezas están listas en unas fincas antes que en otras. Incluso a un mismo árbol hay que darle varias vueltas porque algunas cerezas ya están negras y a las otras les falta aún un par de días.

Es ahora cuando la mayoría de los habitantes del valle obtienen los principales ingresos del año, vendiendo al atardecer las cerezas en la cooperativa, ingresos de los que en gran medida vivirán el resto del tiempo, mirando las nubes, regando, renovando, podando, mimando los árboles, anticipando la cosecha.

Por lo demás, ¡gastronomía de altos vuelos! Probar una cereza fresca, recién recogida del árbol, es un verdadero manjar; ríete tú de la cocina fusión o de las exquisiteces más extravagantes de la cocina francesa o japonesa... Porque lo realmente difícil en la cocina es reproducir esas sensaciones inmejorables ¡tantas! que realmente son sencillas de obtener en el lugar y el momento adecuados, pero que tan difícil es de poder transportar en el tiempo y en el espacio... llevarlas a la mesa.

Ante el encuentro con lo auténtico, la sensación simple y absoluta de una cereza grande, fresca y sabrosa recién separada del árbol, sólo queda reivindicar el derecho a que la vida te permita de vez en cuando estos lujos baratos e insuperables. Y luego el esfuerzo de intentar reflejar en la cocina, a base de técnica y cuidado, cada sensación o al menos algo de ella... Cocinar como un modesto pintor impresionista trata de atrapar la luz... frente a tanta Pintura Metafísica que hay hoy en la cocina.

Y más allá de la teoría... solucionar el problema que tanto ha hecho por la invención culinaria: ¡qué narices hago yo con semejante cantidad de cerezas! La abundancia temporal casa muy mal con el mundo moderno: nos fuimos con un montón de cajas de cerezas sin contar el reposado atracón mientras recogíamos, clasificábamos, encajábamos... ¡se me van a poner malas! Pues eso... que para empezar habrá que hacer mermelada... Entre picoteo y picoteo he desmenuzado como un kilo de cerezas, le he añadido la ralladura de un limón con todo su jugo y su pulpa, más un cuarto de kilo de azúcar. Lo he dejado macerar una hora. Luego a cocer muy lentamente, aproximadamente otra hora, hasta que reduzca. Hacia la mitad de la cocción he batido muy groseramente el mejunje. Aunque pueda parecer poco, recomiendo contentarse con este azúcar.

Ahora comeremos cerezas y durante algún tiempo también mermelada de cerezas. Así durará también más el recuerdo de un estupendo fin de semana, la fruta fresca, la familia del pueblo, los niños ayudando subidos a los árboles... y la imagen del valle visto desde dentro, desde los campos.

Comentarios

29/05/2012 18:45:08

ñami ,ñami

NDREA

08/11/2011 14:05:38

La próxima cerecera contamos con vosotros de nuevo!!

Marta

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más blog

Podemos. Vota!

Cocinando encuestas

Manitas de cordero y Freud

Krantz de chocolate del sr. Ottolenghi

Vestiduras

Para ti

Arroz con Carabineros

Pastel Vasco

Beatus Ille

Macarrones Cardenal y el Telediario

Del pretendido cierre del Colegio San Ildefonso

Provoleta de Verduras

Judias Blancas con Oreja

Archifamoso Bizcocho de Yogur

Guiso para corruptos

Te deum gracias

Dumas y la cocina de pueblo

A nuestro querido Martin

No se por que, pero me mola Cantona

Reflexiones prenavidenas y pollo Kiev para mi amor

Amor y rabo de toro

Una tarta Bakewell para el G20

May the Google Translator be with us!

Hay que ver la mala cara...

Viva el Tomate

Cantabria o El elogio del bocadillo

Mezzogiorno: mare, amor y grano duro

Plutarco y la tarta de queso

Dedicado

Merluza al estilo de Cipri