Se parte del gang: recibe emails de novedades, recetas y chismorreo


Beatus Ille

Masa quebrada con verduras y Croquetas de Acelgas

"Human beings are not efficiently designed for a capitalist system of production"
Eric Hobsbawn

Como en el precioso cuento de las canastitas mexicanas de Traven, en gran medida el mundo nos promete darnos algún día lo que ya tenemos, sólo si ahora aceptamos perderlo.
Curiosamente, esta idea es básicamente lo que los creyentes -en general- llaman realismo.

Una visión realista son esas jornadas de trabajo incompatibles con la vida, en trabajos alejados de la vida, en condiciones incompatibles con la vida... para poder vivir.

Y cuando todo se vuelve dinero, cuando no hay más mercado que el que compra y vende dinero, entonces todo se desvanece porque las personas no importan, la vida no importa, nada importa... En fin, la historia de la edad moderna es la historia de sus crisis...

Esta tarde voy a volver a ver con los niños una de mis películas favoritas, “Lo que el viento se llevó”, que cuenta otra crisis entre modos de vida opuestos, entre un sur esclavista y tradicionalista y un norte industrial y capitalista... Sí, las crisis no son una película de buenos y malos, son las contradicciones de mundos que ya no funcionan por sí solos... Y también de la gente que está en medio...

Durante toda la peli se habla de la importancia de la tierra, la tierra como refugio frente a la cruel historia... el padre de Escarlata insiste: “La tierra es la única cosa del mundo que tienen algún valor porque es la única cosa que perdura. ¡No olvides! Es la única cosa que merece que trabajemos por ella, que luchemos por ella, que muramos por ella”.

Y luego cuando Escarlata O’Hara vuelve de camino a Tara: "Aunque tenga que matar, engañar o robar, a Dios pongo por testigo de que ni yo ni ninguno de los míos jamás volverá a pasar hambre.”

Ashley se lo recuerda “Hay algo que amas más que a mi, y aunque no lo sepas es la tierra roja de Tara.” La tierra y el amor. En gran medida la comida es el símbolo de todo eso. Esas comidas en la granja de Antonia, en la película de Marlen Gorris...

Pero hoy voy a volver a ver a Escarlata luchando por mantenerse en ese mundo en el que la tierra, el hambre y el amor son lo más importante. Porque ahora, cuando parece que nada se puede, cuando nos inunda la impotencia de David frente a Goliat, todos, o casi todos, volvemos la vista atrás y vemos la tierra, la tierra que todos hemos dejado, y algo nos dice que ahí está la felicidad, en la tierra roja de Tara, o en el abrazo de la madre luchadora de Antonia... que también vuelve a la tierra.

Pensar como Rhett “Yo busco la paz, quiero ver si consigo hallar algo que tenga algún encanto y dulzura en la vida, ¿sabes de lo que estoy hablando?.”

Algo que tenga algún encanto y dulzura en la vida...

Y entonces igual que Escarlata, cuando todo se derrumba: “Pensaré en todo esto mañana, en Tara. Allí me será más fácil soportarlo. Si, mañana pensaré en el medio de convencer a Rhett. Después de todo mañana será otro día.”

Hoy en mi nevera hay productos de la tierra, de la tierra extremeña, del Valle del Jerte y productos gallegos, orensanos, y en esta explosión “terrícola” voy a preparar dos platos, dando gracias a los que me los han dado, no saben lo rica que me siento con semejantes regalos...

MASA QUEBRADA CON VERDURAS Y CROQUETAS DE ACELGAS

Masa quebrada con verduras

Para la masa quebrada

200 gramos de harina integral, 1 huevo, 100 gramos de mantequilla, un pizca de sal y de azúcar Verduras: 1 berenjena, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo y 1 cebolla.

Masa quebrada: Formar una bola con todos los ingredientes, preparar dos bolas y guardar en el frigorífico al menos 1 hora envuelta en papel transparente.

Precalentar el horno a 180 grados.

Picar en juliana muy fina la verdura, sacamos las bolas de masa quebrada, hacemos dos rectángulos muy alargados con el rodillo, y colocamos las verduras según nos parezca. Sal y un chorrito generoso de buen aceite de oliva.

Al horno 20 minutos.

Croquetas de Acelgas

1 cebolla grande, 1 pimiento grande, un manojo de acelgas de unos 250 gramos, 3 cucharadas de harina integral, 1 huevo, un buen puñado de queso parmesano, nuez moscada y sal.

Cocer las acelgas.

Rehogar la cebolla y cuando esté ligeramente transparente echar el pimiento muy troceadito. Cuando esté bien refrito echamos las acelgas cocidas, damos unas vueltas, echamos la harina, volvemos a mover hasta que esté bien incorporado.

Echamos el huevo, incorporar, luego el parmesano y la ralladura de la nuez moscada.

Formar bolas grandecitas y freimos en aceite no muy caliente y hasta que estén ligeramente tostadas, pero no mucho.

A mi no me hubiera importado ser Escarlata, tenía el amor de Rhett Buttler y a Tara. Y cuando Rhett me diga “Yo busco la paz, quiero ver si consigo hallar algo que tenga algún encanto y dulzura en la vida, ¿sabes de lo que estoy hablando?” responderle como Escarlata:

“No, yo sólo sé que te quiero”

Comentarios

05/11/2013 21:03:48

Pues que me lo apunto fijooooo!!!

19/08/2013 23:21:03

Tarde leo la receta y recuerdo que mi madre hacía algo muy parecido, con espinacas en lugar de acelgas y le ponía trocitos de sesos ya cocidos, ella las llamaba: croquetas de espinacas y sesos. Un abrazo.Gra.

Graciela

17/12/2012 12:21:56

Me encanta! Muchas gracias.

Paola

06/11/2012 16:45:29

Ke buena pinta! Esto lo pruebo lo antes posible!!

monica

26/10/2012 17:14:19

Silvia, al hilo de lo que hablamos el otro día...

Gloria

¿Qué opinas?

Nombre:
Email:
Comentario:



Dibuja la forma debajo (pa´ evitar spam):

Más blog

Podemos. Vota!

Cocinando encuestas

Manitas de cordero y Freud

Krantz de chocolate del sr. Ottolenghi

Vestiduras

Para ti

Arroz con Carabineros

Pastel Vasco

Macarrones Cardenal y el Telediario

Del pretendido cierre del Colegio San Ildefonso

Provoleta de Verduras

Judias Blancas con Oreja

Archifamoso Bizcocho de Yogur

Guiso para corruptos

Te deum gracias

Dumas y la cocina de pueblo

A nuestro querido Martin

No se por que, pero me mola Cantona

Reflexiones prenavidenas y pollo Kiev para mi amor

Amor y rabo de toro

Una tarta Bakewell para el G20

May the Google Translator be with us!

Hay que ver la mala cara...

Viva el Tomate

Cantabria o El elogio del bocadillo

Mezzogiorno: mare, amor y grano duro

Plutarco y la tarta de queso

Dedicado

Merluza al estilo de Cipri

Cerezas en el Jerte